top of page
Buscar

¿Qué está pasando en Haití?

Haití, un país caribeño pobre, se enfrenta a una grave crisis política, de seguridad y humanitaria desde el asesinato en 2021 del presidente Jovenel Moïse. Las fuerzas de seguridad están abrumadas por la violencia de las pandillas que han tomado el control de zonas enteras del país, incluida la capital, Puerto Príncipe. Desde el jueves de la semana pasada, bandas armadas han estado atacando sitios estratégicos, diciendo que quieren derrocar al cuestionado primer ministro Ariel Henry que está en el poder desde 2021, este último debería haber dejado el cargo a principios de febrero.



Haití, la nación más pobre del hemisferio occidental, ha estado plagada de disturbios durante años, y el asesinato presidencial de 2021 ha sumido al país aún más en el caos. No se han celebrado elecciones desde 2016 y la presidencia sigue vacante. Después del asesinato de Moisés, las pandillas más poderosas han ampliado su territorio y ahora se estima que controlan la mayor parte de la capital. En los dos últimos años, las bandas enfrentadas de Puerto Príncipe han sembrado el terror en esa vital ciudad portuaria del país con violaciones, torturas y asesinatos en su pugna por el control territorial. Miles de haitianos han huido de sus hogares y se han reunido en campamentos improvisados por toda la capital.


El gobierno haitiano declaró el estado de emergencia durante 72 horas el domingo por la noche después de que violentos enfrentamientos en la capital dañaran las comunicaciones y provocaran una fuga de prisión. Los intensos disparos causaron pánico después de que el líder de la pandilla Jimmy Cherizier, un ex oficial de policía, llamara a los grupos criminales a unirse y derrocar al Primer Ministro Ariel Henry. Cherizier lidera una alianza de pandillas llamada G9 y enfrenta sanciones de las Naciones Unidas y Estados Unidos.


Grupos armados atacaron el sábado por la noche la prisión más grande del país, desafiando a los haitianos, alrededor de una docena de personas murieron. Más tarde el lunes, cientos de personas, que se cree que habían escapado, se reunieron en la capital coreando consignas por Henry. Se cerraron escuelas y bancos y se alojó a la gente en escuelas, instalaciones deportivas, gimnasios y edificios públicos. edificios, a menudo sin baños adecuados, instalaciones sanitarias o agua potable.


La violencia estalló mientras Henry estaba en Kenia, donde firmó un acuerdo que respaldaba una misión encabezada por Kenia de 1.000 agentes de policía a Haití para restaurar la seguridad en el país caribeño. La última aparición en público del primer ministro fue en Kenia el viernes, antes de llegar a Puerto Rico.


El primer ministro de Haití, Ariel Henry cuyo paradero se desconocía desde hacía varios días, aterrizó el martes en Puerto Rico debido a que no pudo hacerlo en República Dominicana por una falta de autorización.


La respuesta internacional a la crisis

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, expresó su preocupación por el "rápido deterioro de la situación de seguridad" y pidió más financiación para la misión policial internacional prevista. El viernes, Henry firmó un acuerdo en Nairobi con el presidente de Kenia, William Ruto, sobre el despliegue de esta fuerza.


El portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, dijo a los periodistas el lunes que Estados Unidos estaba siguiendo la situación "con gran preocupación". Estados Unidos también pidió a sus ciudadanos que abandonen Haití “lo antes posible” tras la reciente violencia, pero finalmente, decidieron no enviar tropas. Canadá anunció que cerraría temporalmente su embajada y los vecinos de Haití comenzaron el lunes a fortalecer sus defensas y a llamar al personal de la embajada.


El pasado colonial y la intervención internacional son parte de las causas que han llevado a la actual situación del país. Esto, aunque Haití hizo historia en 1804, convirtiéndose en la primera nación en independizarse en América Latina.


36 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page