top of page
Buscar

¿Qué sigue después de las elecciones en España?

No surgió un ganador claro para las elecciones de España el domingo pasado, ya que la derecha no cumplió con una victoria suficiente como para sacar del poder al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Sánchez había convocado las elecciones anticipadas a finales de mayo después de que su Partido Socialista y sus socios menores de la coalición de extrema izquierda se vieron afectados en las elecciones locales y regionales en las que avanzó la derecha.




Para convertirse en presidente del Gobierno de España, un candidato cuyo partido no haya obtenido una mayoría gobernante debe obtener el respaldo de 176 del total de 350 diputados en una votación inicial en el parlamento o esperar una segunda vuelta para obtener una mayoría simple.

Las encuestas preelectorales habían augurado más votos para el PP pero esto dependía del apoyo de Vox para formar gobierno, los resultados fueron los siguientes:

El conservador Partido Popular (PP) de Alberto Núñez Feijóo obtuvo más escaños, con 136 diputados. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), formación del presidente Pedro Sánchez, sumó 122 asientos. Por su parte, el partido de ultraderecha Vox obtuvo 33 diputaciones. Sumar, la coalición de izquierda, se situó como cuarta fuerza con 31 escaños. La elección no definió un ganador con mayoría suficiente para gobernar (se requiere la mayoría absoluta, que son 176 lugares), por lo que las alianzas serán fundamentales para elegir al nuevo presidente.

Los dos principales partidos buscarán negociar acuerdos de coalición para obtener una mayoría gobernante, pero los analistas advierten que el proceso podría terminar en un parlamento sin mayorías, dividido y en otra elección.

Tanto el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, como Sánchez van a intentar armar nuevos gobiernos en las próximas semanas. El Congreso se reunirá el 17 de agosto y el rey Felipe VI se reunirá con los líderes de los partidos para determinar qué candidato podría obtener el respaldo de los parlamentarios para convertirse en el próximo Primer Ministro. Ese candidato participaría entonces en un debate de investidura seguido de una votación que requiere la mayoría absoluta en la Cámara Baja de España (los 176 escaños antes mencionados).

Si el candidato no llega a ese número, se realizará una segunda votación 48 horas después en la que será suficiente la mayoría simple. Si eso no sucede, los parlamentarios tienen dos meses para nombrar un Primer Ministro. Cuando pasen esos dos meses, se disolverá el parlamento y se convocarán nuevas elecciones para fin de año. #España #Elecciones

10 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page